• Español

+51 986857391

info@wamanadventures.com

+51 986857391

Waman Adventures

Waman Adventures

Vive la aventura de visitar la Ciudad Perdida de Falan – Tolima

La ciudad perdida de Falan es un lugar mágico, lleno de aventura, escondido en el bosque tropical. Es una reserva natural dentro de un paisaje enclaustrado en los vestigios de una mina que perdura desde la época de la Colonia, pues allí existió una de las minas más importantes del siglo XIX para el territorio Colombiano; las minas de oro Falán.  Los historiadores señalan que allí quedaba una mina donde los ingleses explotaban oro y plata, y que al encontrar otros territorios con más cantidad de oro (Antioquia y Cauca, entre otros), estas minas cayeron en el olvido.

Foto: colombia.com

 

Se cree que en la Ciudad Perdida existen huacas, y que un resplandor sale de ellas para guíar a los buscadores de riqueza. Dicen que la ciudad se perdió en un hueco por una erupción que hubo, alguna maldición la empujó hasta el olvido de lo lejano. O fue un temblor el que la sumergió en la tierra y entonces la gente pasaba por al lado y no la veía y la fueron olvidando.

Ubicación

La ciudad perdida de Falan esta ubicado al norte del departamento del Tolima, cerca a la población de Mariquita, a  poco más de 200 kilómetros de Bogotá

¿Cómo llegar?

Este lugar, escondido entre un bosque tropical en la vereda La Lajosa, queda a dos horas de viaje desde la capital de Tolima. Se puede tomar un bus desde el Terminal de Transportes de Ibagué y bajarse en el desvío a San Felipe, en la vía a Mariquita. Allí podrán tomar un colectivo que los dejará en frente al lugar.

Para ir hasta la Ciudad Perdida lo mejor es contratar una agencia de viajes, para que todo sea más seguro e ir conociendo un poco de la historia que está detrás de los muros.

Se puede disfrutar de un recorrido por las ruinas que dura aproximadamente 3 horas. Es una caminata deportiva en la que se puede disfrutar de baños recreativos en las cascadas del lugar.

Al llegar a la Ciudad Perdida de Falan se comienza a caminar y van apareciendo cascadas al lado de los senderos. Si los visitantes desean bañarse en ellas lo pueden hacer tranquilamente, las aguas que bajan son piscinas naturales. Otros caminos llevan a las minas donde trabajaban unos 2000 indígenas esclavizados. Las paredes de roca son húmedas, y sobre ellas se deslizan canales de agua. Los túneles de la Ciudad Perdida conducen hasta la Casa de la Segunda Expedición Botánica en Mariquita.

Las pareces de dos y tres metros de altura están construidas con laja, un tipo de piedra lisa y poco gruesa, cuidadosamente tallada. Así la llamada «Casa de la contratación». Una construcción en forma de caja fuerte en donde los colonizadores guardaban los objetos más valiosos que encontraban en sus viajes.

Foto: @ciudadperdidadefalan

 

¿Qué hacer en la ciudad perdida de Falan?

La ciudad perdida te da la posibilidad de hacer parte del recorrido por el aire en un Canopy que tiene un kilómetro de vuelo con cuatro líneas que pasan por encima del río y del sendero y que termina en la copa de un árbol para luego descender por un puente tibetano de 40 metros de largo. En ese punto los instructores de Canopy se encargan de los equipos para que el visitante continué caminando por el sendero hasta la CIUDAD PERDIDA y cuando vaya subiendo de regreso podrá disfrutar el kilómetro de sendero que no conoció cuando bajaba por el aire.

Historia de las ruinas de Falan

Estos vestigios hacen parte de la Ruta Mutis y datan del año 1630. Esta mina fue administrada durante 10 años por el sacerdote botánico José Celestino Mutis, quien además dirigió la Expedición Mutis por el Nuevo Reino de Granada en el siglo XVII.

Entre las estructuras cubiertas por la vegetación, se puede apreciar la Casa de la Contratación, donde los españoles guardaban celosamente sus objetos más valiosos. El edificio está completamente hecho en laja.

Durante la época republicana la ciudad fue conocida como Rosario de las Lajas, hoy Falan. Y en su momento, llegó a ser una de las poblaciones más ricas durante los años 1700. En este lugar, según cuentan algunos lugareños, se puede encontrar la boca de al menos unos 20 túneles que llegan hasta Mariquita, al Museo Casa de la Moneda.

En medio de las murallas, bocas de túneles, columnas y escaleras a medio conservar, son muchas las historias que se pueden tejer frente a lo que, verdaderamente, sucedió allí hace cientos de años. Al parecer, ese es uno de los mayores atractivos turísticos del lugar, el misterio que ronda las minas y su abandono.

Curiosidades

Se cree que para quienes quieran ir a conocer la ciudad perdida hay una rezo que es tradición realizar antes de comenzar el viaje. Una forma de pedir permiso y protección a los espíritus que algunos creen que viven allí: «Le pedimos a los guardianes y a los seres de luz que nos acompañen en este recorrido que vamos a emprender. Que todos los elementales, que todas las esencias aquí atrapadas nos sean favorables, que nos cuiden, nos protejan y nos alerten de todo peligro. Que si alguna entidad desea comunicarse a través de nosotros podamos ser conductos para que ellos puedan recibir el alivio del desahogo.»

El poeta Aurelio Arturo hablaba de «los bellos países donde el verde es de todos los colores» la Ciudad Perdida es uno de ellos. Hay verdes oscuros en las hojas que cayeron enfermas de tiempo al piso y verdes suaves en las rocas esmeraldas que parecen moverse debajo del agua. Por sobre los caminos de herradura se levantan muros de musgo que trepan por árboles que han estado en pie hace siglos.

👉😉TE PUEDE INTERESAR:

Los enigmáticos Atlantes de Tula – Cultura Tolteca

Ya es posible realizar compra de pasajes internacionales – Colombia

La imperdible Piedra Peñol de Guatapé

Más….

Si te gustó este artículo y la información que encontraste, ¡regálanos 5 estrellas!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando…