+51 986857391

info@wamanadventures.com

+51 986857391

  • Español

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes:

🥇EL EKEKO, DEIDAD ANDINA DE LA FORTUNA

El Ekeko es un curioso personaje andino, símbolo de la abundancia, fecundidad y alegría. Una manifestación cultural característica del altiplano andino, conocido sobre todo en los países de Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

¿Qué es el Ekeko?

El Ekeko, Iquiqu o Tonupa, es la miniatura de un hombre de rasgos indígenas, sonriente, siempre con los brazos abiertos hacia arriba, de contextura gruesa, vestido de trajes típicos de los andes o también ropa de ejecutivo, un hombre de negocio e incluso ropa de mendigo. Además, tiene su boca abierta para colocarle un cigarrillo encendido.
Suele cargar gran cantidad de bultos de alimentos, billetes enrollados y otros bienes de primera necesidad que cuelgan de sus ropas; se cree que, cuanto más cargado este el Ekeko, mayor es la promesa de riqueza para su dueño.

El Ekeko РCr̩ditos imagen: Christian Cruzado.

Según una creencia de los habitantes del Altiplano, los Ekekos son amuletos para atraer prosperidad, abundancia, proteger un negocio y no solo ligado a lo material sino a aspectos como la salud, o encontrar una pareja, además se ocupa de ahuyentar la desgracia de los hogares.


Historia del Equeko

Por hallazgos del arqueólogo boliviano Carlos Ponce Sanginés, que consistían en cerámica y escultura en representaciones del dios del Ekeko; se cree que este peculiar hombrecillo tiene sus orígenes en la cultura Tihuanaco, que se desarrolló a orillas del lago Titicaca; como representación del rayo y de la felicidad. Luego fue adaptado por los Aymaras, como una deidad del agua; y durante la expansión del Tahuantinsuyo, los incas adoptaron el Ekeko, convirtiéndolo en símbolo de la fertilidad y la buena suerte.

¿Cuál es la leyenda del Ekeko?

Otra versión sobre su origen cuenta que, es originario de Bolivia y esta era una persona de baja estatura que siempre andaba cargado de diversas cosas para apoyar a los más necesitados, que aparte de salvarlos de un momento de necesidad, les proveía de abundancia para que no vuelvan a pasar por una situación similar. En sus inicios, el Ekeko era de piedra, jorobado y no llevaba ningún tipo de vestimenta: su desnudez era el símbolo de la fertilidad.

El Ekeko – Créditos imagen: Verónica Nicoli.

Tiene a sus más fieles devotos en el altiplano peruano; y en la ciudad de Puno, es el lugar donde más se venera este personaje, teniendo como día de celebración en su honor el 24 de enero.
Así mismo es ícono central de la gran fiesta de deseos y aspiraciones de la Alasita que quiere decir “Cómprame” en idioma Aymara. Esta es una de las celebraciones más tradicionales en la ciudad de La Paz – Bolivia; donde miles de vendedores ofrecen todo tipo de productos en miniatura, como: casas, autos, billetes de dólares o bolivianos, para llevar suerte a los files creyentes de sus poderes sobrenaturales.
También en otras ciudades del Perú y otros lugares del mundo donde colonias de emigrantes del altiplano han extendido su culto, se hacen también ofrendas, para pedir por el bien que se quiere, para que obtener prosperidad y fortuna.

¿Cómo es el Ekeko?

Como todo Dios, tiene sus defectos: es caprichoso y demanda mucha atención, pues aparte de las ofrendas, es necesario que siempre coloques a su lado, cigarrillos, bebidas alcohólicas y caramelos.
Para lograr los favores solicitados, los creyentes le hacen “fumar” al Ekeko en el momento en que se pone el objeto o bien. Si el deseo o pedido es aceptado, del cigarrillo saldrá humo como si realmente el Ekeko fumara. Si no lo fuma todo, dicen que son malas noticias, pero puedes seguir dándole ofrendas hasta que te provea de lo que deseas. La mayoría de sus fieles devotos recomienda hablarle y darle un cigarro cada martes y viernes. Este pequeño personaje es bendecido con pétalos de flores, alcohol, esencias andinas para sahumar y una oración.



Curiosidades del Equeko

Según las creencias del ritual de origen andino:

No se debe comprar un ekeko, para uno mismo, solo se puede comprar para regalar y si recibes uno rápidamente tienes el deber regalarle otro a alguien diferente, de esta forma aseguras que la buena fortuna se extienda a todas las personas que te rodean.
Cuando adquieres un Equeko, no puedes destaparle la cara hasta que no llegas a la casa que va empezar a cuidar. Una vez llegas al futuro hogar, lo paseas dentro de ella y así tu nuevo compañero sabrá cuál es el territorio que deberá proteger.

El Ekeko es benévolo y capaz de conceder todos los deseos, existe un rezo que dice:
“Soy chiquito y barrigón, más gracioso que bufón.
Doy al campo y a la ciudad, bienestar y felicidad.
Mi fortuna es para todos, doy al pueblo de mil modos.
Salud, dinero y amor y adiós desgracia y dolor.
Cargando regalos voy, alegre, dichoso estoy”.

Otra curiosidad que se dice del Ekeko, es que enamora a las mujeres solteras de las familias, y se siente dueño de ella, es muy celoso y espanta a cualquier pretendiente que esta pueda tener.
Aunque la Iglesia Católica intentó erradicar su culto en tiempos de la conquista, no tuvo mayor éxito, la imagen llegó a sufrir ciertos cambios: fue vestida y sus rasgos cambiaron a los de un mestizo.
Hoy en día, en la sierra sur del Perú como en el occidente de Bolivia; a pesar de estar de tener una infinidad de competencias, la fe y devoción hacia el Ekeko, sigue vigente ya que esta deidad de los andes, es capaz de conceder los deseos de sus seguidores si estos le ofrecen una copia de ellos en miniatura de estos deseos y no solo está ligado a lo material sino a aspectos inmateriales como la salud, o encontrar una pareja.

👉😉TE PUEDE INTERESAR:

TORITOS DE PUCARÁ: SIMBOLO DE PROTECCIÓN Y FELICIDAD

CHICHA DE JORA O AQHA – BEBIDA SAGRADA DE LOS INCAS

LOS 12 SITIOS PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD EN PERÚ

MÁS

Si te gustó este artículo y la información que encontraste, ¡regálanos 5 estrellas!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Peru Tours Relacionados

Nuestros Videos